Xiu Deshun - Wen Yang

Pekín 2012


1.d4 Nf6 2.c4 g6 3.Nc3 Bg7 4.e4 d6 5.f3 O-O 6.Be3 e5 La otra vez que la variante Sämisch de la india de rey hizo acto de presencia en el blog (Bagirov-Gufeld, septiembre de 2013) las negras optaron por 6...Nc6. La mayoría de los maestros modernos son partidarios del gambito 6...c5 7.dxc5 dxc5 8.Qxd8 Rxd8 9.Bxc5 Nc6, que da a las negras una compensación muy razonable por su peón gracias a su mejor desarrollo, la debilidad en d4 y el poderoso alfil en fianchetto, y Wen Yang también lo ha empleado en alguna ocasión. Hoy, sin embargo, es la variante clásica la elegida. 7.Nge2 El blanco juega flexible, manteniendo la tensión y sin apresurarse a cerrar el centro. El plan estándar para las blancas en la Sämisch es enrocar largo y atacar en el ala de rey, y si tras 7.d5 se continúa en plan prudente, digamos con 7...c6, la práctica demuestra que las blancas tienen buenas oportunidades de implementarlo. Es más interesante contraatacar con 7...Nh5 8.Qd2 f5, una línea que dio a Kasparov muchas alegrías, aunque hay que jugarla con la energía con la que él lo hacía, lo que no está al alcance de todos los bolsillos. 7...c6 8.Qd2 Nbd7 Wen Yang también esconde sus cartas, aunque la alternativa 8...exd4 9.Nxd4 Re8 10.Be2 d5 es perfectamente válida. 9.O-O-O Aquí es obligado mencionar que Karpov intentó una vez 9.Rd1!? contra Kasparov, concretamente en Linares 1993. La jugada no es mala en sí, pero la partida acabó en un baño de sangre tras la potente 9...a6!. Merece la pena reproducirla íntegra, por si alguien ha olvidado lo que Kasparov era capaz de hacer con una posición dinámica: 10.dxe5 Nxe5! (sacrificando un peón, para empezar) 11.b3 b5 12.cxb5 axb5 13.Qxd6 Nfd7! 14.f4 (si Karpov pensó que podía capturar así un segundo peón, el de c6, debía estar bebido) 14...b4! 15.Nb1 Ng4 16.Bd4 Bxd4 17.Qxd4 Rxa2 18.h3 c5! (qué derroche de testosterona, por Dios) 19.Qg1 Ngf6 20.e5 Ne4 21.h4 c4! 22.Nc1 (y esto llevando Karpov las blancas, no yo) 22...c3!! 23.Nxa2 c2 24.Qd4 (24.Rc1 Nxe5! también pierde en todas las variantes, por ejemplo 25.Rxc2 Bg4 26.Be2 Nd3+ 27.Kf1 Ng3#) 24...cxd1=Q+ 25.Kxd1 Ndc5! (el cambio de damas no aliviará a las blancas sino todo lo contrario) 26.Qxd8 Rxd8+ 27.Kc2 Nf2 y Karpov se rindió a la vista de 28.Rg1 Bf5+ 29.Kb2 Nd1+ 30.Kc1 Nxb3#. 9...a6 El negro debe recurrir a su peón b para contragolpear, y este es el mejor modo de preparar su avance. 10.Kb1 En posiciones tan inflamables siempre viene a cuento reforzar la seguridad del rey. 10...b5 11.c5 Una jugada relativamente nueva. La continuación principial es 11.Nc1, con intención de 12.dxe5 dxe5 13.Nb3, enfatizando las debilidades del negro en el ala de dama. La teoría recomienda 11...exd4 12.Bxd4 Re8 13.Nb3, con oportunidades para ambos bandos. 11...Qa5 En una partida de 2011, contra Batchuluun, Wen Yang intentó 11...b4?! 12.Na4 Qa5 13.dxe5 Nxe5 14.Qc2 d5 15.Nd4 dxe4 16.Bf4 Nh5 17.Bxe5 Bxe5 18.Nxc6 Qc7 19.Nxe5 Qxe5 20.fxe4 y salvó el pellejo de milagro. 12.Qc2 Anticipando un posible 12...b4, que se respondería con 13.Na4. 12.Nd5 daría pie a una secuencia de cambios de la que las blancas no pueden esperar ninguna ventaja. 12...d5! La explosiva novedad teórica de Wen Yang. Su compatriota debió quedarse atónito, porque esto no debería funcionar de ninguna de las maneras: las blancas tienen tres piezas (si contamos a la torre emboscada tras el peón d4) controlando d5. Lo conocido era 12...dxc5 13.dxe5 Nxe5 14.Bxc5 Rd8 15.Nd4 Qc7 16.Nb3 Rxd1+ 17.Qxd1 Nfd7 18.Qd6, de una partida Kyachkov-Smirin, Moscú 2009, que acabó en tablas sin mayor historia. 13.exd5 No se puede ir a por el peón a lo bruto, 13.dxe5 Nxe5 14.exd5??, porque 14...Bf5 gana la dama. 13...b4! Consistente con la anterior; las negras aspiran al premio gordo. En caso de 13...Nxd5 14.Nxd5 cxd5 el peón de d5 sigue a salvo por el anterior detalle táctico (15.dxe5 Nxe5 16.Rxd5?? Bf5) pero se puede continuar con 15.Nc3 exd4 16.Bxd4 Bxd4 17.Rxd4 Nf6 (17...Nxc5? 18.b4) 18.b4 y la posición blanca es preferible. Otro tanto cabe decir de 13...cxd5 14.g4 b4 15.Qa4 Qxa4 16.Nxa4 e4 17.fxe4 Nxg4 18.Bg1 Bb7 19.Bh3 h5 20.e5. 14.dxc6?! Ahora se está entregando un peón y Xiu Deshun, imprudentemente, lo acepta. Mejor hubiera sido jugar 14.Ne4 Nxd5 15.Bf2, con una posición incierta, sobre todo considerando que 15...b3?, un truco habitual en este tipo de posiciones para dar hueco al caballo de d5 y abrir la columna, falla por 16.Qxb3 Rb8 17.Be1!. 14...bxc3 15.cxd7? Si el blanco desea capturar en d7, el modo correcto de hacerlo es 15.Nxc3 exd4 16.cxd7 dxe3 17.dxc8=Q Rfxc8 18.Na4, y aunque la posición es difícil para él todavía no hemos pasado el punto de no retorno. El pseudosacrificio de pieza 15.d5!? también es interesante, porque si 15...Nb8? 16.Nxc3 las blancas obtienen tres fabulosos peones a cambio del caballo. Mejor es 15...Nxc5 16.Qxc3 Bf5+ 17.Ka1, aunque hay que devolver la pieza porque si 17...Qxc3? 18.Nxc3 el caballo está atrapado. En realidad son las negras las que acaban con desventaja material tras 17...Qa4 18.b3 Nxd5 19.Qxc5 Nxe3 20.bxa4 e4+ 21.Nd4 Nxd1 22.Kb1, pero aquí puede pasar cualquier cosa. 15...Nd5!! Evidentemente, Xiu Deshun solo había calculado 15...Bxd7? o Nxd7?, consiguiendo un segundo peón de ventaja tras capturar en c3. Este espectacular sacrificio es la auténtica idea tras la jugada 12 de las blancas. 16.dxc8=Q Rfxc8 17.Qe4?! Y de repente, la partida está casi finiquitada porque no hay forma buena de salvar el alfil, véanse 17.Bc1 Nb4 o 17.Bf2 Rab8 18.b3 Nb4 19.Qxc3 Qxa2+ 20.Kc1 Bh6+ 21.f4 exf4, y devolver material con 17.Bd2 exd4 18.Bxc3 Nxc3+ 19.Nxc3 (19.bxc3 Rab8+ 20.Ka1 dxc3) 19...Rxc5 o 17.Rd3 Nb4 18.Qb3 exd4! (más contundente que capturar la torre) 19.Nxd4 Rab8 20.Rxc3 Nxa2 21.Qxa2 Qxc3 tampoco reporta mucho alivio. Como habréis observado, el dragón de g7 echa fuego por sus fauces. Lo menos malo es 17.dxe5 Nxe3 18.Qxc3 Qxc3 19.Nxc3 Nxd1 20.Nxd1 Bxe5 21.Nf2 Rxc5 22.Nd3 Rd5 23.Nxe5 Rxe5, aunque no es nada fácil salvar esto. 17...Rab8 18.Bc1 Rxb2+! Puede comprobarse que 18...exd4 19.Qxd5 Rxc5 también gana, ya que las blancas están obligadas a rendir la dama so pena de recibir mate, pero esto es lo más estético. 19.Bxb2 Rb8 20.Ka1 Si 20.Qxd5 Rxb2+ 21.Ka1 (21.Kc1 Qa3) 21...c2 22.Rc1 Qb4 23.Qa8+ Bf8 llegamos a una posición bastante pintoresca: el alfil pasa a la reserva pero su letal trabajo ha concluido con éxito. 20...Rxb2 21.Nxc3 No queda más remedio que devolver parte del material, a la vista del mate en a2 y de 21.Qxd5 c2, que es la variante que hemos visto hace un momento. 21...Qxc3 21...Nxc3 22.Qa8+ Bf8 23.Kxb2 Nxd1+ 24.Kc2 Ne3+ 25.Kd3 exd4, amenazando 26...Nxf1 27.Rxf1 Qb5+, es igualmente decisiva. 22.Qd3 exd4! El ariete de g7 empieza a percutir contra la muralla, si bien 22...Qb4, para responder a 23.Qc4 con 23...Nc3 y 24...Qa3, también suma el punto. Si la línea de la partida fuera obligada para ganar, esto ya sería el acabose, pero Wen Yang no tiene la culpa de eso. 23.Qxc3 No hay mucha opción, porque las negras están dispuestas a forzar el cambio dando jaque a la descubierta. 23...dxc3 24.Rxd5 Rb8! Cité de pasada al comienzo la partida Bagirov-Gufeld, la célebre Mona Lisa de Eduard Gufeld. Gufeld fue toda su vida un ardiente partidario de la defensa india de rey, y tenía tal aprecio al alfil de casillas negras que lo apodaba, con el desparpajo que le caracterizaba, "el alfil de Gufeld". Esta posición le habría hecho feliz: con torre de menos y sin dama, "su" alfil es el juez, el jurado y el verdugo. 24...Rd2 25.Kb1 Rxd5? 26.c6 recupera la pieza pero no gana la partida. 25.Rd8+ De todos modos hay que devolver la torre, de lo contrario es mate: 25.a4 c2+ 26.Ka2 c1=N+ 27.Ka3 Rb3#. 25...Rxd8 26.Kb1 Rd2 A Wen Yang no le ha temblado el pulso ni una vez en toda la partida. Ahora el plan es 27...Rb2+ 28.Kc1 Bh6+ y el peón de c3 es un torpedo. 27.g3 Para detener el jaque desde h6 con f3-f4, pero 27...Bd4 reitera la amenaza, esta vez de modo inapelable, así que las blancas abandonaron. 0-1 [Comentarios parcialmente basados en notas de Kasparov y Aagaard]