Kaplan - Bronstein

Hastings 1975


1.e4 e6 2.d4 d5 3.Nc3 Nf6 La respuesta clásica contra la defensa francesa. La alternativa 3...Bb4 (la variante Winawer) ya ha visitado el blog un par de ocasiones, en concreto en las partidas Oll-Ulibin y Díez del Corral-Portisch. La otra opción importante es la variante Rubinstein 3...dxe4 4.Nxe4. 4.Bg5 Manteniendo la tensión en el centro. Muy popular aquí es la variante Steinitz 4.e5 Nfd7 5.f4 c5 6.Nf3 Nc6 7.Be3. El blanco defiende sólidamente su importante peón de d4 —lo que está en juego en realidad, más que el peón, es el control de la casilla— y tiene en mente iniciar, en su debido momento, acciones en el ala de rey. Las opciones del negro se cifran en su contrajuego en la columna c. 4...dxe4 La variante Burn, bastante de moda en los últimos años; jugadores del calibre de Anand, Shirov, Morozevich y Bareev la han incorporado a su repertorio con las negras. 5.Nxe4 Be7 6.Bxf6 gxf6!? Este agudo movimiento no es muy posicional que digamos, al menos si se compara con la más templada alternativa 6...Bxf6, pero conduce a posiciones bastante turbias y por tanto ideales para jugadores tan imaginativos como nuestra estrella del día. En muchas líneas el negro juega ...f5, expulsando al caballo y habilitando la casilla f6 para el alfil, y por el otro flanco también está en reserva el contraataque ...c5. El peón aislado en h7 es sin embargo un problema; el otro, tras ...f5, es que algunas casillas oscuras quedan débiles. "A algunos la variante les puede parecer demasiado comprometida, pero a mí me gustan este tipo de posiciones, con peones negros en e6 y f6 controlando el centro, la columna g abierta para mi ataque y donde, si la partida se abre, como el presente caso demuestra sobradamente, existe un prometedor futuro para mi alfil de casillas blancas." (Bronstein) 7.Nf3 Nd7 El negro prepara ...c5, aunque esta flexible jugada podría llevar por transposición a otras líneas. Las opciones principales son 7...f5 8.Nc3 Bf6 9.Qd2 c5 10.d5 O-O 11.O-O-O e5, con juego activo en el centro a base de ...e5-e4 y ...Nd7-e5, si bien el blanco puede contraatacar con f2-f3 y g2-g4, 7...a6 (favorita de Morozevich) 8.g3 b5 9.Bg2 Bb7 10.Qe2 Nd7 11.O-O O-O 12.Rfd1, que concede una posición saludable a las blancas a cambio de un juego muy dinámico, y la más tranquila 7...b6 8.Bd3 Bb7 9.Qe2 Nd7 10.O-O c6 11.c4 Qc7 12.Nc3 O-O-O, con una leve ventaja para el primer jugador. 8.Qd2 c5!? Consistente. Bronstein comenta en sus anotaciones que su intención era provocar el avance d4-d5, aunque reconoce no las tenía todas consigo. 9.d5 Kaplan entra al trapo. 9.O-O-O cxd4 (Bronstein tenía previsto montar el lío con 9...f5) 10.Qxd4 Qb6 11.Qa4 a6 12.Be2 Qc7 13.Qd4 b5 14.Nd6+ Bxd6 15.Qxd6 Qxd6 16.Rxd6 Bb7 17.Rhd1 Nc5 18.Ne1 condujo a unas tablas sin mucha historia en el duelo Judit Polgár-Short, Pamplona 1999. 9...f5 10.dxe6?! A pesar de una larga reflexión Kaplan no da con la tecla. 10.Nc3! le hubiera brindado excelentes posibilidades, por ejemplo 10...Bf6 11.O-O-O O-O 12.g4! Ne5 13.Nxe5 Bxe5 (Ivanovic-Zvjaginsev, Campeonato de Yugoslavia, Novi Sad 2000) 14.gxf5 Qh4 15.Kb1 con un fuerte ataque. 10...fxe4 11.exd7+ 11.exf7+? es muy apetitosa y permite a las blancas atormentar durante un rato al enemigo, pero objetivamente es mala: 11...Kxf7 12.Qf4+ Kg7 13.Qg4+ Kf8 14.Qf4+ Nf6 15.Qh6+ Ke8 16.Bb5+ Bd7 17.O-O-O Qb6 18.Bxd7+ Nxd7 19.Qh3 Rd8 20.Rhe1 Qg6! (20...exf3 también es posible, pero no hay que tentar demasiado a la suerte) 21.Nd2 Nf6 y las negras mantienen la pieza de ventaja. 11...Qxd7 12.Qc3 "¿Quién podría culpar a Kaplan por pensar que su posición era excelente? El flanco de dama negro está a medio desarrollar, y compárense los compactos peones blancos con los del oponente..." (Bronstein) Si 12.Qxd7+ Bxd7 13.Ne5 Be6 14.Bb5+ Kf8 el negro se queda bien (Sack-Bednarski, Hamburgo 1981). 12...O-O 13.Nd2 Qf5! Por descontado, el brujo de Bila Tserkva es consciente desde hace rato del potencial oculto de sus piezas. Con este golpe se apunta a f2 y se prepara ...Bf6, mandando en la gran diagonal. 14.O-O-O El portorriqueño, todavía satisfecho con su posición, se adentra en el pantano. La alternativa 14.Qg3+ Kh8 15.O-O-O Rg8 16.Qc3+ Bf6 17.Qe3 Re8, bien es cierto, es poco atractiva. 14...Qxf2 15.Nxe4? Un error que posiblemente cuesta la partida. Kaplan, como es lógico, desea recuperar su peón, pero es preciso hacer las cosas en su orden. Lo mejor es 15.Bc4! Bf6 16.Qb3 Qh4 17.Rhf1 (con intención de 18.Nxe4 Qxe4 19.Rxf6) 17...Kg7 18.Rde1 Bf5 19.g4! Bxg4 20.Rxe4 (ahora se amenazan Rg1 y h2-h3) 20...Rae8 21.Qxb7 Rxe4 22.Qxe4, llegándose a una situación de equilibrio dinámico. Por ejemplo, si 22...Rd8 entonces 23.c3! Qg5 24.Bd3 ataca h7 y da tiempo a 25.Kc2, evitando la molesta clavada. 15...Qf4+ 16.Nd2 Bg4 Este es el problema: el segundo alfil ha despertado y la clavada del caballo se convierte en un incordio de primera magnitud. 17.Re1 Obligada. "Ganar" tiempo con 17.g3 propicia 17...Qh6 18.Re1 Bf6 19.Qxc5 Bg5 20.Qf2 Rad8 y se pierde material. 17...Bg5 18.Bd3 Bloqueando la eventual acción de una torre enemiga en la columna d. "Ahora el negro tiene la oportunidad de llevar una de sus torres al centro, ¿pero cuál? Esta es una de las decisiones más difíciles de tomar en una partida de ajedrez." (Bronstein) 18...Rae8! La elección correcta. 18...Rfe8 descuida f7 y las blancas pueden aprovecharse de ello. En efecto, si se continúa como en la partida 19.Ref1 Qe3 20.h3 Be2, las blancas tienen 21.Bxh7+! Kf8 (se demuestra que 21...Kxh7? 22.Rxf7+ da un ataque ganador a las blancas) 22.Qxe3 Bxe3 23.Re1 Bf2 24.Rxe2 Rxe2 25.Bd3 Re7 26.Nf3, y aunque a cambio de un peón las negras han ganado la calidad el primer bando tiene posibilidades decentes de tablas. 19.Ref1 Esta torre también es la adecuada. 19.Rhf1 Rxe1+ 20.Rxe1 Qf2 21.Rf1 Re8 pierde de inmediato. 19...Qe3 20.h3 La otra manera de intentar librarse de este molesto avispón es 20.Bf5 Be2 21.Qxe3 Rxe3 22.Rf2 Rd8 23.h4 Bh6 24.b3 Re7 25.Bd3 Bxd3 26.cxd3 Rxd3 27.Kc2 Rde3, pero las negras acaban con un sano peón de más. 20...Be2 21.Rf5?! Se acabó. La última posibilidad era 21.Re1, aunque tras 21...Qf2 22.Bxe2 Rxe2 23.Rxe2 Qxe2 24.h4 Bf4 (si 24...Bh6 las blancas se alivian un poco con 25.Qg3+) 25.g3 Bh6 26.Qd3 Re8 27.Qxe2 (o 27.b3 Qxd3 28.cxd3 Re2 29.Rd1 Rg2 y 30...Rxg3) 27...Rxe2 28.Rd1 f5 29.c3 Kf7 30.Kc2 Rg2 el peón de g3 tiene las horas contadas. 21...Bh6 "¡Qué alfil tan encantador! Si existiera una casilla segura aún más atrás en la diagonal, allí me lo habría llevado." (Bronstein) Además de cosas como 22...Re6 y 23...Rd8, se amenaza la pintoresca 22...Bf3! (con idea de dar mate en e1) 23.b3 Be4 24.Rh5 Bg6 25.Rh4 Bg7. 22.Bxe2 Ya estamos en la sección de necrológicas. 22.Re1 se topa con la desagradable 22...Qg3! 23.Rxe2 Qe1+, y 22.Rxc5 con el bofetón 22...Bf1!. Con el cambio de piezas Kaplan pretende aliviarse un poco, pero Bronstein le tiene reservada una sorpresa. 22...Qxc3 23.bxc3 Rxe2 24.Rd5 No vale 24.Rd1 por 24...Rd8. Ahora lo normal sería 24...Rxg2 25.Kd1 e intentar resistir con el peón de menos, pero David Bronstein era todo lo contrario de un jugador normal. 24...Rxd2! 25.Rxd2 Rd8 26.Rhd1 c4! Fantástico. La idea es muy simple (una vez que caes en ella, se entiende): en cuanto el blanco agota sus movimientos de peones queda en zuzgwang, se ve forzado a jugar con su rey y la torre de d2 se pierde. No hay forma de acorralar el alfil con h3-h4 y g2-g4-g5 porque siempre se le podría trasladar a e3 o f4. Por tanto, con buen criterio, las blancas abandonaron. El truco también admite una implementación algo más retorcida, 26...b5! 27.c4 b4!. Y para que no digáis que me dejo nada en el tintero, existe también una manera "normal" de ganar: 26...Kg7! 27.c4 Kg6 28.c3 Rxd2! (para que el rey pueda avanzar sin que la torre de atrás dé jaque) 29.Rxd2 Kf5 30.Kc2 Bxd2 31.Kxd2 (el negro gana por un tiempo, si fuera el turno de mover de las blancas serían tablas con Ke3) 31...Kf4 32.Ke2 Kg3 33.Kf1 y ahora el avance del peón de f decide: 33...f5! 34.Kg1 f4 35.Kf1 f3 36.gxf3 Kxf3. Ni que decir tiene, esto no resta mérito alguno a la idea de Bronstein, que es infinitamente más hermosa y también, en cierto sentido, más "pura". De hecho, si el peón de f7 estuviera en g6, la maniobra que acabo de explicar no sirve, ya que el rey, para avanzar, está forzado a pasar por la diagonal del alfil anulando la clavada. La alternativa es que el alfil se adelante para que el rey pase por h6, pero esto daría a las blancas el tiempo que necesitan para empatar. 1-0 [Comentarios parcialmente basados en notas de Bronstein y Pedersen]